segunda-feira, 25 de janeiro de 2010

Una actriz a pocas horas del estreno de su obra. Un fotógrafo enamorado. Una ciudad que atrapa a todos aquellos con sus esperanzas rotas y corazones dilacerados. Después de Profesión: Payaso y Noches Desveladas, “Buenos Aires Affair” es el nuevo largometraje de ficción de Plano 3 Filmes

Making Of - Remo Albornoz

video

terça-feira, 19 de janeiro de 2010

Carlos Straub


Foto de Marcos Bautista

Foto de Marcos Bautista

Foto de Marcos Bautista

Foto de Marcos Bautista

Foto de Marcos Bautista




Foto de Marcos Bautista

Foto de Marcos Bautista

Making Of - Un Sentimiento Triste que se Baila - Dirección: Remo Albornoz

video

La Película y la Ciudad

En que café empezás tus amores? En que esquina escribís tus versos? En que plaza abandonás tus nostalgias? Más que un amontonado de edificios, vías y monumentos, una ciudad puede ser un sentimiento.

Y quizás sea porque me enamoré de esa gente y su tango, o quizás por sus calles de piedra, sus pasajes, sus mercados. Quizás por sus olores, sus historias, sus noches, sus verdades. No sé. Pero para mí, Buenos Aires es pasión.

Fue así, con ese sentimiento, que más allá del bajo, cerca del puente, nació “Buenos Aires Affair”.

Creo que con esa película estamos construyendo la autoria más colectiva de nuestro colectivo. Eso me da la sensación de que ese guión y nuestra propia historia en algún punto se mezclan. Y quizás, mientras filmamos por las calles de San Telmo, vamos dibujando algo que es bonito y verdadero, algo que tiene mucho que ver con nuestra lucha y nuestro sueño de hacer cine.

“Buenos Aires Affair” está contagiada por esa pasión, por esa ciudad (que es casa y escenario), por sus domingos de feria, por las charlas en el Café de La Poesía, por la luz neon de la Avenida Corrientes, por la soledad del puerto, su belleza y esperanza.

Y ahora, casi en último día de rodaje, es imposible no recordar la letra de aquél famoso tango… “cómo voy a despedirme si estoy siempre volviendo?”

Paula Gomes, Guionista y Productora

Hernán Carro


Foto de Violeta Coronado

Federico Fink


Foto de Violeta Coronado

Agustina Bartoli




Foto de Violeta Coronado

Camilo Fleing


Foto de Violeta Coronado

Adrian Higa


Foto de Violeta Coronado

Lucas Nieto


Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado



Foto de Violeta Coronado


Julia Bujman


Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado

El Affair del Fotógrafo

Una vez, en la esquina de Independencia con Defensa, encontré un fotógrafo. Fue él que me contó los secretos de Buenos Aires. El me dijo dos cosas que nunca me olvidé: la primera es que la ciudad tenía un deseo secreto de ser en blanco y negro. La segunda es que existía un lugar perdido, un pedazo olvidado de Buenos Aires, adonde iban todos aquellos con sus esperanzas rotas y corazones dilacerados.

Intrigado, decidí buscar alguna pista del lugar en sus fotografías. Fue cuando entre carcasas de viejos barcos abandonados, avisté un imponente puente. Aquel lugar había sido obsesivamente fotografiado por él en todas las horas del día de las cuatro estaciones. Aquel reflejo deforme del puente en el río era también un reflejo de su melancolía.

Pero el secreto más secreto del fotógrafo, él solo me contó mucho tiempo más tarde. Estaba ahí, en el Pasaje Giuffra, más exactamente en el teatro La Scala de San Telmo. Era para allá que todas las tardes se dirigía una bella actriz. Y él me contó de su expectativa en esperar el momento exacto en que ella cruzaba la vitrina de su tienda de cámaras antiguas. Y me contó que había se enamorado justo en el día en que ella utilizó el reflejo de su vitrina como espejo. Y ella ni soñaba que era observada allí, reflejada de punta cabeza en el despulido de una vieja cámara.

Y el fotógrafo también me dijo que por mucho tiempo le envió fotografías apasionadas de los lugares olvidados de Buenos Aires. Incluso de su lugar preferido, aquél con el puente melancólico. Ese curioso affair entre un fotógrafo y una actriz, ese placer en observar, esa ciudad en blanco y negro. Ahora, en Buenos Aires Affair, decidí contar los secretos que ese fotógrafo me reveló sobre su ciudad. Es así que nasce esa historia de amor, entre un fotógrafo, su musa y su ciudad.

Haroldo Borges, director de fotografía e codirector

Foto de Ernesto Molinero

Foto de Violeta Coronado

Otro Affair Para Buenos Aires

Convocado una vez mas por la gente de Plano 3, que viven soñando imágenes mientras caminan la vida, me embarqué en esta aventura de una nueva película.... Y en este caso, el colocar el nombre de Buenos Aires, todo me remite a cientos de imágenes, sonidos, olores, sensaciones de esta ciudad única, que atrapa, enamora, seduce y cautiva a todos quienes viven en ella o no. Desde sus calles, sus ruidos, los ríos de taxis, el tango, los bares, decenas de subtes, cientos de colectivos, miles de almas que con sus alegrías y pesares forman parte de la urbe.
Una Buenos Aires que aún tiene en sus barrios, el inconfundible viaje al ayer mezclado con un presente vertiginoso donde nunca hay tiempo para nada y a la vez tiempo para todo.
Esa ciudad que cada vez que voy, me envuelve en su dinamismo, invitándome a vivirla intensamente. Esa ciudad que lleva en sus entrañas la forma de ser de todos y cada uno de los que la ríen, la lloran, la sueñan, y la sufren en cada esquina, en cada plaza, y en cada rincón....
Y ahora, otra historia, otro film, otra forma de contar la maravillosa magia de los sueños convirtiéndose en realidad, en definitiva, otro affair para Buenos Aires.

Carlos Straub, Actor



Foto de Violeta Coronado

Foto de Marcos Bautista

Foto de Marcos Bautista

Foto de Marcos Bautista

Foto de Marcos Bautista

Foto de Marcos Bautista

Caja de Recuerdos

Quisiera hablar de un barrio muy porteño: San Telmo. Desde que llegué a Buenos Aires y vine a vivir en el barrio, y desde los primeros días de mi exploración por sus calles, tratando de conocer, de encontrar, de localizarme y de perderme. Cada día era un nuevo hallazgo entre sus casas de fachadas antiguas, gastadas, y principalmente por los locales de venta de antigüedades y toda clase de trastos y cachivaches que me robaban la mirada. Cualquier salida al súper era una excusa para dar vueltas por otras cuadras, cambiar la dirección y el camino para ver qué aparecía de nuevo.

Y eso, de alguna manera, se me hizo acordar de mi casa, y de las cosas viejas, que guardamos en los cajones, y que de cuando en vez termino por revolverlos intentando encontrar objetos que sirvan para componer el arte de una película. Cada objeto de por sí, guarda una historia, un histórico, un árbol genealógico, un recuerdo. Asociar eses objetos a cada personaje, a la historia que él está contando, es lo que me motiva a crear. No pienso que llenar un set con objetos cualquiera, para lucir un arte ostentativo, que llame la atención para sí, sea el camino.

El “clima” está en esos pequeños detalles, que quieren pasar desapercibidos, pero que solos, callados, en la penumbra de un rincón del plano, cuentan un poco de lo que hacen allí, a quien pertenece y porque todavía no fueran terminar en algún cajón, como muchos de sus “compañeros”. Revivir esos objetos, más allá de la simbología que cada uno de ellos carga, es parte de mi proceso de creación artística de una película, y cuando encuentro exactamente en mis manos aquél objeto que idealicé, mientras revolvía los cajones de mis memorias, me da la sensación de que estoy encontrando el camino.

Ahora el barrio ya es parte de mi caja de recuerdos, y puedo abrir sus baúles y revolver sus cajones, y sorprenderme con algo, que de viejo, es nuevo para mí y que será parte de ese escenario de memorias que yo creo en cada película.

Marcos Bautista, Director de Arte

Foto de Violeta Coronado

Sophia Broido, Camilo Fleing, Lucas Nieto y Anne Thieme


Foto de Violeta Coronado

Agustina Bartoli




Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado

Sensaciones (Re)inventadas

Dirigir mi primer largometraje en la ciudad que yo apenas nací, me trae recuerdos que nunca tuve. Momentos flotantes en el tiempo que me remiten a través de su música aventuras que no viví. Viajes concretos como los cuentos, verdaderos como los sueños.

Contagiado por este sentimiento imaginado, voy descubriendo un acuerdo de lealtad con ella. Sea por las casitas y los árboles de Florencio Varela, por la agradable inquietud del Centro o por las chapas de La Boca y los ladrillos de San Telmo. Le echo agua a mis raíces.

Misteriosamente, esta ciudad tiene una manera muy especial de enredar las sensaciones de personas distraídas en sus utopías. Una interesante energía crece a medida en que se la explota. Las ganas suben de intensidad. Quizás sea la simplicidad de su pueblo, la nostalgia de sus caminos, los héroes de sus historias, o quizás no sea nada de eso. La sigo viajando al mismo tiempo en que la voy creando.

Para mí, de verdad, filmar en Buenos Aires me hace sentir aun más latinoamericano. Y eso me alegra.

Ernesto Molinero, codirector.

Foto de Marcos Bautista

Foto de Ernesto Molinero

Foto de Marcos Bautista

Foto de Marcos Bautista

Foto de Marcos Bautista

Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado

Foto de Violeta Coronado